TERMS

Derechos de autor y propiedad intelectual

Cuando se compra un NFT no se está comprando la obra digital en sí. Se adquiere simplemente una colección de código o metadatos, que enlaza con la versión “verdadera” de esa obra. Estos metadatos se escriben en la cadena de bloques y contienen información sobre dónde se encuentra la obra original y a quién pertenece esa versión concreta de la obra. Esto no impide que cualquier otra persona pueda descargar y ver la obra de arte digital.

Por lo tanto, no se adquiere el derecho de autor de la obra de arte digital. Los derechos de los titulares de NFT son, por lo general, simplemente poseer, vender, prestar o transferir la propia NFT en función de las condiciones particulares del mercado digital en el que se realiza la compraventa.

Derechos de autor:

Según la normativa de derechos de autor, una vez que los derechos de autor han expirado y una obra ha pasado a ser de dominio público (por ejemplo, en el Reino Unido, 70 años después de la muerte del artista) no hay nada que impida a nadie hacer una copia de la obra y luego comercializar esa copia (mediante NFT o de otro modo).

Pero cuando una obra que no es de dominio público, la copia de esta, incluso mediante NFT, podría dar lugar a una infracción de los derechos de autor, especialmente si el proceso de creación y venta del NFT implica la realización de una copia digital de la obra subyacente.

Están además los derechos morales de un artista, tanto el derecho a que se le atribuya su obra como a oponerse a su tratamiento denigratorio y ofensivo.

Propiedad Intelectual:

Estos derechos dependen normalmente de cada país, mientras que los NFT pueden cambiar de manos sin límite de jurisdicción a través de los mercados digitales. Si se añade el anonimato detrás de la tecnología blockchain, es normalmente más complejo para los intervinientes en una transacción de NFT, y en especial para el comprador, hacer valer cualquier forma de propiedad intelectual o derechos contractuales en caso de una eventual infracción.

En este sentido, es imprescindible llevar a cabo una rigurosa diligencia debida. En concreto:

– Verificar si el vendedor es realmente el creador de la obra, ostenta su título de propiedad y ha obtenido el permiso de cualquier tercero cuya PI esté presente en la obra digital.

– Comprobar las condiciones de cualquier plataforma para asegurarse de las características del activo digital en venta.

– Comprobar que tanto el artista como el sitio en el que se aloja el activo digital tienen buena reputación.

Smart Contracts

Los contratos inteligentes rigen las ventas de NFT. Se trata de contratos digitales en los que los términos del acuerdo están escritos en el código y están incrustados dentro de los tokens de compra. Los contratos SMART suelen estar programados para funcionar de forma automática cuando se cumplen una serie de condiciones predefinidas. Por ejemplo, el código del contrato SMART podría realizar automáticamente el pago de derechos al creador al revender el NFT. El código en sí mismo está permanentemente acuñado en un token en la blockchain, por lo que no puede ser reemplazado, borrado o modificado. La naturaleza programada de los contratos SMART reduce el nivel de desconfianza requerido entre las partes contratantes, ya que los términos contractuales se ejecutarán automáticamente tras un evento desencadenante, como la realización de un pago.

El funcionamiento de los contratos inteligentes debería asegurar la inexistencia de conflictos legales sobre los términos y la ejecución del contrato. Sin embargo, no existe prácticamente ninguna jurisprudencia, legislación o regulación que aborde los contratos SMART. Esto genera dudas sobre si los contratos SMART son realmente vinculantes desde el punto de vista jurídico. Adicionalmente, los contratos SMART generalmente funcionarán en conjunto con los términos y condiciones basados en el texto del mercado digital concreto, por lo que estos deberán ser tomados en cuenta también.

Normativa de blanqueo de capitales:

La 5ª Directiva contra el Blanqueo de Capitales (5AMLD) de la UE somete a todos los “participantes en el mercado del arte” (es decir, a cualquiera que actúe en la venta o compra de obras de arte por valor superior a 10.000 euros) a una plétora de nuevas obligaciones. La más destacada es la obligación de llevar a cabo la Diligencia Debida del Cliente (DDC) para verificar la identidad de un comprador y su fuente de fondos antes de cualquier transacción.

Alojamiento y almacenamiento de datos

Un NFT y el activo digital que representa suelen almacenarse por separado. Los NFT se almacena en la cadena de bloques y contiene información sobre la ubicación del activo digital. Los NFT está conectada al activo digital a través de un enlace. Sin embargo, si el activo digital se elimina o el servidor que lo aloja falla o se desconecta, el enlace se romperá y el NFT que quede no tendrá ningún valor porque ya no estará asociado al activo digital y no habrá forma de hacer una copia de seguridad del NFT. Dado que el NFT es único y no puede ser sustituido, el comprador del NFT podría quedarse sin estos recursos. En función del uso del NFT específico, esto puede dar lugar a interrupciones de la actividad empresarial, violaciones de los registros reglamentarios y pérdida de datos.

Hoy en día existe un remedio que utiliza el almacenamiento descentralizado. El sistema de archivos interplanetarios (IPFS) es un protocolo y una técnica peer-to-peer y un almacén de datos de confianza para compartir archivos de gran tamaño y eliminar la posibilidad de censura o borrado unilateral. La combinación de la computación distribuida y el direccionamiento basado en el contenido hace que IPFS tenga un alto rendimiento y una persistencia fiable. La jugada inteligente consiste en utilizar IPFS y colocar los hashes inmutables de IPFS en una transacción de blockchain para marcar el tiempo y asegurar el contenido de NFT sin tener que poner los datos en la propia cadena.

Normativa de protección de datos

En general, las leyes de protección de datos otorgan a los individuos distintos derechos sobre sus datos personales, incluido los de su eliminación o rectificación, pero la naturaleza inmutable de la cadena de bloques puede suponer un obstáculo para la ejecución de estos derechos. Por lo tanto, los NFT que contienen información personal podrían violar las leyes de protección de datos.

Fraccionamiento de NFT

El autor prohíbe expresamente fraccionar los NFT para su especulación como objeto de valor.

Cánones

El cánon de royalties está incluido en el precio y será de un 10% del valor (Condición añadida al SMART contract).

SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!SALUSTIANONTF — IS OUT NOW!